Niños que ya no quieren escuchar cuentos



Follow Me on Pinterest

Cuando muchos niños se divierten con una pelota, se preocupan por jugar al escondite, salir a la calle y por aprobar las asignaturas para no recibir castigos… Otros están comprometidos con el medio ambiente, con la política y con el futuro y lo explican con una claridad y oratoria dignas de atriles en Parlamentos, Congresos o Tribunas Universitarias.

¿Cómo hablan los niños?

Si por algo se han caracterizado los vídeos más virales de niños hablando como adultos es, precisamente, porque han sido capaces de transmitir su mensaje, de hacer olvidar al auditorio que son niños y se han hecho respetar con un discurso claro, bien entonado en gran parte de las ocasiones y con una credibilidad, probablemente, envidiada por muchos adultos y es que tal y como dice el refrán… “Los niños siempre dicen la verdad”.

niños_politica

1) Entonación: no solo suelen realizar discursos con una entonación más que aceptable, sino que también acompañan su locución con la comunicación no verbal: se mueven por el escenario o gesticulan detrás del atril, controlan el espacio disponible y miran a su audiencia.

“¿Qué fue lo que dijo?”. La memoria es frágil y quienes te recuerden lo harán porque tu mensaje ha conseguido superar la memoria sensorial: no basta con que te oigan ni con que te escuchen, tienes que llamarles tanto la atención que el día de mañana, sin saber por qué, recuerden qué fue aquello que les contaste o hiciste. 

2) Credibilidad: no intentan convencer a nadie, solamente cuentan su historia. Quizá ésta sea la clave del éxito de la persuasión infantil: narran su historia y argumentos de una forma tan natural que eso es lo que la convierte en convincente y creíble.

Si tú crees en tu discurso, todo el mundo lo hará; si no crees lo que dices, ya puedes ser el mejor orador del mundo, que nadie te creerá.

3) Claridad: utilizan frases cortas, sentencias claras y sin usar de manera excesiva las oraciones subordinadas. Recurren a las enumeraciones para ejemplificar su discurso y lo hacen más ameno con anécdotas personales.

“Lo bueno, si breve, dos veces bueno” (Baltasar Gracián)

Tanto Logan Laplante como Severn Suzuki conocían el público al que se estaban dirigiendo y, por ello, sus discursos llegaron a su audiencia.

Un amplio auditorio de universidad frente a un atril en el Parlamento; un micrófono portátil frente a un micrófono inmóvil junto al atril; apoyo de imágenes y una presentación audiovisual frente al uso exclusivo de la palabra… Logan Laplante y Severn Suzuki estaban en diferentes lugares y, por este motivo, las técnicas utilizadas no podían ser las mismas, cada uno se adaptó al contexto y de esta forma conquistaron a su público.

Cuando la oratoria entra en las aulas

Aunque en países como España los Torneos y Ligas de Debates y oratorias solamente se encuentran en Universidades -sobre todo en Facultades de Comunicación-, en Máster y, como novedad, en algún programa de televisión; en otros países los más pequeños de los colegios comienzan a tener sus primeras experiencias con las presentaciones en público, los debates y ligas de oratoria dentro de las propias aulas.

Los debates infantiles fomentan que los más pequeños adquieran habilidades comunicativas y aprendan a argumentar diferentes opiniones, estén a favor o en contra de ellas.

Aunque a veces exageren sus gestos y alcen la voz queriendo imitar a dirigentes políticos que ven en la televisión, que sean capaces algunos niños con tan sólo 5 años de entablar discursos estructurados, con datos y ejemplos concretos, es, sin duda, un gran ejemplo de las aptitudes comunicativas desarrolladas por sesiones de formación en oratoria.

1) Las clases de oratoria permiten a los niños defender una postura con argumentos y entender la postura opuesta.

2) Permiten al niño superar la timidez de enfrentarse a un auditorio.

3) A través del debate, comprenden la estructura de una conversación y de un intercambio de opiniones: introducciones, argumentaciones, réplicas y conclusiones.

4) Fomentan su creatividad e imaginación en las presentaciones públicas.

5) Les otorga habilidades comunicativas para su futuro profesional: entrevistas de trabajo, reuniones con clientes, presentaciones de proyectos en público…

¿Un político, comunicador o portavoz nace o se hace? ¿Las habilidades y aptitudes en comunicación son innatas o se adquieren? Si a un niño se le enseña a sumar, restar y multiplicar; se le explica de dónde viene el ser humano y se le enseñan los ríos y montañas para que lo pueda aplicar a su vida futura y a su trabajo, ¿por qué apenas se le enseña a comunicarse, a hacer presentaciones en público y a defender una postura?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s