Pon un bidi en tu campaña política


Follow Me on Pinterest

Suena el despertador, te preparas para ir a trabajar y, en el camino, te encuentras con un código BIDI en el periódico para que conozcas una nueva oferta en unos grandes almacenes, otro plasmado en una marquesina de autobuses te invita a participar en un concurso y un tercero en una bolsa que cumple una doble funcionalidad: innovar en diseño y conocer a la empresa en un vídeo que comienza en el momento de la captura del código.

La proliferación de smartphones y su aplicación de lector de BIDI se han convertido ahora, más que nunca, en un nuevo recurso para campañas publicitarias y también, aunque de manera más tímida, comienza a colarse en el ámbito político.

En Estados Unidos, los asesores del partido demócrata los han integrado y personalizado para la campaña de 2012 del actual presidente, Barack Obama, y de su vicepresidente, Joe Biden. También el partido republicano ha optado por su utilización y el rin electoral se ha tintado de códigos de barras.

Lejos de los clásicos BIDIS en blanco y negro, presentan códigos con colores, logos e, incluso rellenos personalizados con el rostro del candidato. Estas novedades hacen que el código se convierta en una imagen más atractiva y original, aunque es cierto que la funcionalidad del BIDI se ve perjudicada en beneficio de la estética, porque esta hetereogeneidad de colores y texturas genera en el lector dificultades de captura del código.

Cruzando el Atlántico y volviendo a España, los dos principales partidos, PP y PSOE, ya han hecho uso de los códigos BIDI durante 2011, aunque a escala municipal y autonómica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Quizás sea ahora, durante la campaña para las elecciones generales del 20 de noviembre cuando los códigos BIDI inunden las calles, el transporte público y el merchandising electoral.

Un BIDI, una herramienta, una oportunidad

1)      Meramente informativo: actualmente, se han utilizado este tipo de códigos en política para descargar programas electorales o redirigir al usuario a la web del partido.

2)      Solución a la publicidad de intriga: ¿veremos carteles cuyo mensaje se completará a través de un BIDI? ¿Nos presentarán enigmas publicitarios cuyos autores se escondan tras este tipo de códigos?

3)      Merchandising “inmortal”: los pins, las banderas, los llaveros, las camisetas y todo tipo de regalos electorales tendrán una vida más larga ya que los códigos BIDIS convierten lo tangible en realidades digitales y optimizan, por tanto, la inversión de merchandising electoral.

4)      Aplicaciones y juegos: la utilización de estos códigos en política también permitirían descargar aplicaciones y juegos con los que poder transmitir los valores del partido, utilizando esta herramienta como modo de contacto entre partido político y el potencial votante, facilitando la interacción entre ellos a través del tacto.

Precisamente, es importante destacar los sentidos que participan en esta relación digital entre el político y el votante: principalmente el tacto, “tocas el partido”, “lo sientes” y eso, inconscientemente, te acerca a él; la vista y, en ocasiones, el oído.

5)      Vídeos de presentación del candidato: el BIDI podría acceder al votante a un vídeo de presentación del candidato o a un mensaje –casi personalizado- de éste hacia su público objetivo.

Esto posibilitaría al candidato una nueva forma de comunicación con sus electores, ya que lejos de discursos más o menos fríos desde la lejanía de un atril en un mitín o de las ruedas de prensa que realiza para los medios de comunicación, estaríamos ante un mensaje más personalizado y cálido destinado a una persona. En este caso, el valor de la palabra se vuelve esencial y la mirada sería la comunicación no verbal más importante en esta interacción porque el mensaje se presentaría en primeros planos.

Paradójicamente, se vuelve actual una cita de McLuhan, porque nunca había sido tan cierto que el medio es el mensaje, éste reducido a combinaciones basadas en puntos que dan origen al código mismo.

Alfredo Pérez Rubalcaba, Mariano Rajoy…, ¿quién dará el pistoletazo de salida a la utilización de los códigos BIDI en las próximas elecciones generales?

Artículo publicado en el Instituto de Comunicación Pública

Anuncios

2 Respuestas a “Pon un bidi en tu campaña política

  1. Pingback: La carrera política de los QR « « MARKETING POLITICO en la RED MARKETING POLITICO en la RED·

  2. Pingback: La carrera política de los QR | Selenus QR Móvil Marketing·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s